Troya

7.1
Troya A lo largo de los tiempos, los hombres han hecho la guerra. Unos por poder, otros por gloria o por honor, y algunos por amor. En la antigua Grecia, la pasión de dos de los amantes más legendarios de la historia, Paris, príncipe de Troya (Orlando Bloom) y Helena (Diane Kruger), reina de Esparta, desencadena una guerra que asolará una civilización. El rapto de Helena por Paris, separándola de su esposo, el rey Menelao (Bren-dan Gleeson), es un insulto que El orgullo familiar establece que una afrenta a Menelao es una afrenta a su hermano Agamenón (Brian Cox), el poderoso rey de Micenas, que no tarda en reunir a todas las grandes tribus de Grecia para recuperar a Helena de manos de los troyanos y defender el honor de su hermano. La verdad es que la lucha por el honor por parte de Agamenón está corrompida por su incontenible codicia ya que necesita conquistar Troya para asumir el control del mar Egeo.   Troya Critica Troya de 2004 fue una superproducción con mayúsculas. Aprovechando el tirón de Gladiator y El señor de los anillos (y remontándonos a Braveheart) la Warner apostó fuerte por recrear la Guerra de Troya con un presupuesto titánico. La recaudación fue buena, bastante buena, pero no fue espectacular. El público no terminó de entregarse a una guerra sin buenos ni malos, y la crítica se dedicó a señalar los defectos y licencias que se habían tomado como adaptación de La Ilíada. Curiosamente en EEUU la recaudación fue regular. Fue la taquilla en el resto del mundo la que salvó los muebles a la Warner. Lo mismo ocurriría al año siguiente con la mucho más mediocre “El reino de los cielos”, que también recaudó bastante más fuera de EEUU; pero en total ni la mitad que Troya. El llamado género épico y de grandes batallas llegaba a su ocaso. Han pasado 5 años, y Piratas del Caribe y Crónicas de Narnia aparte, toca hacer balance. Y yo digo que mientras los años hacen engrosar las filas de críticos y detractores de Braveheart o Gladiator, sin embargo Troya sutilmente va ganando más y más adeptos y defensores. Los años le están sentando bien. El concepto de la película es claro, ofrecer una versión medianamente verosímil de lo que pudo haber sido la Guerra de Troya. La fuente principal son los poemas de Homero, pero despojados de toda intervención directa de los dioses, que no es poca. Esta es la licencia principal que se toman; si aceptamos esto, se pueden perdonar sin grandes problemas el resto de licencias, que son minucias en comparación. Para mí todos los demás cambios, simplificaciones en gran medida, ayudan a hacer una trama más compacta y dotar de unidad narrativa a la película. Teniendo claro este objetivo y la limitación de no superar las 3 horas, algunos de estos cambios hasta me parecen bien. Fundir en una sola mujer a Briseida, Criseida, Casandra y Polixena es un notable acierto de simplifación sin que chirríe mucho. También me parece bien que Aquiles entre dentro de la ciudad en el caballo de madera; un cambio de protagonista en el último tercio de película (Odiseo) habría supuesta una reacción muy negativa de la audiencia. No me parece tan bien sin embargo que la campaña no dure varios años, eso resta mucho dramatismo a la magnitud de la Guerra de Troya. El diseño artístico es muy bueno. El vestuario y las armas utilizadas parecen mucho más sacadas del posterior imaginario griego de la Edad de Hierro, ampliamente representado en las cerámicas griegas que salen en los libros de texto. Por tanto no es una representación fiel de la Edad de Bronce micénica durante la cual habría tenido lugar la Guerra de Troya. Es decir, según les interese pueden ignorar o abrazar el enfoque mitológico. El resultado, sin excentricismos made in hollywood, es bastante atractivo.
<

Torrents

Formato Idioma Fecha Tamaño Total Descargas Descargar
1080p BluRay Español Latino 29/07/2020 1.82 GB 398 Descargar

Comentarios

También te puede interesar

Bajo la torre Eiffel

Comedia Romance Sin categoría
6.5

Bajo la torre Eiffel Stuart (Matt Walsh) está teniendo una crisis de mediana edad. Desesperado por encontrar algo que dé sentido a su vida se embarca con la familia de un amigo hacia Europa para disfrutar de unas vacaciones en Paris. Allí toma la decisión de pedir matrimonio a su hija de 24 años, Rosalind (Judith Godrèche), justo a los pies de la Torre Eiffel.

Una familia numerosa

Comedia Sin categoría
6.2

Una familia numerosa Debido a una confusión, un anónimo donante de esperma se entera después de 20 años que es el padre biológico de 533 niños. Los niños han crecido y ahora debe decidir si presentarse o no ante los 142 que le han demandado para conseguir revelar su identidad.   Una familia numerosa Critica A mediados de los noventa Vince Vaughn empezó a asomar su cabecita por los circuitos independientes. Se empezó a hablar de él gracias a la comedia dramática Swingers pero se hizo famoso por interpretar insulsamente el papel de Norman Bates en el remake de Psicosis pergeñado por Gus Van Sant. Aunque ha participado en unos cuantos dramas -psicológicos-, en la última década Vaughn se ha especializado sobre todo en las comedias tontainas protagonizadas por hombres de carácter inmaduro. Está encasillado en ese tipo de roles y, lo que es aún peor, muy pocas veces resulta gracioso y creíble (y mucho menos entrañable, debido a su cara con facciones de psicópata). ¡Menudo fenómeno! es una comedia romántica más dentro de su lineal carrera. Su personaje aquí es un patético cuarentón que ha decepcionado siempre a todos sus seres queridos. Trabaja en el negocio familiar de su padre como repartidor de carne y debe 80.000 dólares por los chanchullos varios a los que se dedica. Su novia le ha dado un ultimátum cuando se entera de que está embarazada y piensa que él no está capacitado para ejercer como padre. La cosa empeora cuando un abogado se presenta en su casa y le explica que, por sus donaciones de semen hechas hace veinte años bajo el nombre de Starbuck, ha engendrado 533 hijos. De esos, 142 van a ir a juicio para intentar derribar las leyes que avalan el anonimato de los donantes de esperma y así conocer la identidad de su padre biológico. El vuelco que le ha dado este notición al personaje de Vaughn le servirá para plantearse cómo reorganizar su vida pues puede ser su última oportunidad. Como no puede ejercer de padre de más de 100 hijos, decide hacerles de ángel guardián y velar por cada uno de ellos, en la medida de lo posible. La película se balancea entre un humor simplón, inmaduro y de brocha gorda, digno del personaje principal, y el dramatismo fácil. La insipidez de un relato previsible y de manual, no explota las ridículas posibilidades de ser padre de una familia excesivamente numerosa. Se intenta apelar a la emotividad del espectador para hacerse cómplice de la redención de Vaughn en su lucha por crecer, madurar y tratar de reconducir su vida pero no lo consigue en ningún momento debido a la falta de salero de éste. Tampoco ayuda la poca química que demuestra junto a su compañera Cobie Smulders, más perdida que un belieber en un concierto de Los Rolling Stones. No todo es negativo. Las pocas risas que soltaremos a lo largo de ¡Menudo fenómeno! llegan de la mano del genial Chris Pratt quien, cada vez que comparte una escena con Vaughn se lo merienda, y no porque haya querido tenido que engordar para su papel de abogado fracasado y padre de cuatro niños en su caótica familia, si no porque resulta entrañable, tierno, cercano y simpático. Poco hay rescatable para nosotros, pues, en esta ¡Menudo fenómeno!. Y más si tenemos en cuenta que es un remake de la reciente y exitosa comedia canadiense Starbuck (2011). Es el propio director y guionista de la versión francófona quien ha adaptado y dirigido su película al inglés. El resultado es similar a otras innecesarias producciones del estilo (13 Tzameti, Funny Games U.S. …) pues, aparte de no aportar nada nuevo y más habiéndose hecho con tan poco espacio de tiempo, pierde el carácter único, el carisma de sus personajes y no innova ni añade matices. Sólo les sirve a los directores para llenarse más los bolsillos con un copia y pega de sus obras aunque, al menos, conserven la dignidad de no dejar que otros metan mano en sus productos.

The Darkness

Sin categoría Suspense Terror
4.7

The Darkness Una familia vuelve de pasar unas vacaciones en el Gran Cañón sin saber que traen consigo una peligrosa fuerza sobrenatural que se alimenta de sus propios temores y vulnerabilidades. Una amenaza que intentará destruirles desde adentro, mientras consume sus vidas con terribles consecuencias.   The Darkness Critica Greg McLean, ese director que nos deleitó con la primera parte de Wolf Creeck, parece que no ha sabido seguir en una buena línea y va cayendo poco a poco hasta llegar a este terrible film, que destroza la actuación de un gran actor como es Kevin Bacon, que trabaja penosamente aquí, Radha Mitchel tampoco está muy inspirada, no sabemos si por lo mal dirigida que está la película o porque ambos están en un momento bajo de su carrera. Lo más "original" que podemos ver es el tema Anasazi, el resto es una copia barata de Poltergheist y alguna peli más de miedo, con el "típico niño" que habla con espíritus, hija bulímica, madre alcohólica y padre adúltero. Una pena de fotografía y de planos y falta de tensión ni que decir de terror que no aparece en ningún momento. Parece un telefilm barato de los que vemos en la tele habitualmente.

Rocketman

Drama Sin categoría
7.4

Rocketman 'Rocketman' es la historia de Elton John, desde sus años como niño prodigio del piano en la Royal Academy of Music hasta llegar a ser una superestrella de fama mundial gracias a su influyente y duradera asociación con su colaborador y letrista Bernie Taupin. Rocketman Critica Diversos protagonistas como Daniel Radcliffe Tom Hardy, Justin Timberlake, James McAvoy o incluso Tom Cruise se barajaron para interpretar a este genio de la música, al final cayo el papel en manos de Taron Egerton (Kingsman) a quien conocía muy bien el director Dexter Fletcher por haber trabajado con él en "Eddie el Aguila". Para el film tuvo que prepararse muy bien porque aparte de interpretar tendría que cantar y bailar, todo ello bajo la mirada del propio Elton John que al ser productor estaba continuamente por los platós de rodaje. La extravagancia de Elton John camuflaba a una persona timida, homoxexual con una gran falta de cariño por todos los que le rodeaban (especialmente sus padres) que se refugió en el alcohol y en todo tipo de excesos con las drogas y el sexo. Toda esa etapa desde su niñez hasta que acude a una clínica de desintoxicación está contada en la película en forma de musical. Siendo un poco el hilo conductor su amistad eterna con el letrista Bernie Taupin, interpretado fabulosamente por Jamie Bell (Billy Elliot). Contar toda una vida en dos horas es difícil, el director Dexter Fletcher que acababa de terminar "Bohemian Rhapsody" tras el despido de Bryan Singer y que tiene en su haber un musical muy majo que es "Amanece en Edimburgo" (alentado además por el éxito de la película de Queen) es quien lleva satisfactoriamente a buen puerto este biopic. La película es bastante dramática, dentro de una vida en la que todo el mundo se piensa que lo tienes todo y que es imposible que algo falle, pero algo no funcionaba en su vida y el director lo sabe mostrar bastante bien como en la escena del intento de suicidio convirtiéndola en una fantasía submarina. Un vestuario magnífico, una cuidada ambientación y fotografía, unos actores a la altura y sobre todo unas canciones que nos han acompañado toda nuestra vida hacen que se disfrute de principio a fin sin cuestionar los fallos que pueda tener. Todo un espectaculo para los fans el Elton y para los amantes de la música en general.

Nuestra pequeña Italia

Comedia Romance Sin categoría
6.6

Nuestra pequeña Italia Dos jóvenes deberán aprender a lidiar con su nueva relación de amor mientras sus familias compiten entre sí en una guerra por acaparar el mercado de los restaurantes de pizza.   Nuestra pequeña Italia Critica Para hacer una buena película es necesario disponer de una buena masa donde poner unos buenos ingredientes y siempre ligándolo con una buena salsa y si no es así, intentar que una vez la metamos en el horno se pulan algunos de sus defectos. En este caso diría que falla un poco todo y es que ni el guion ni los actores hacen tirar hacia delante esta película, que está más cerca de un telefilm de estos que nos invaden en canales tipo Hallmark. Hayden Christensen (La venganza de los Sith) y Emma Roberts (Somos los Miller) lo intentan pero no logran sacar adelante la historia que goza de una simpleza exagerada en la que se nota que no se ha puesto ni un ápice de alma en lograr un resultado satisfactorio. Lo más anecdótico de todo es ver que el director vuelve al tema de la pizza, ya que en los años 80 tuvo a sus órdenes a la tía de la protagonista en la película Mystic Pizza.

El último de los mohicanos

Acción Aventura Bélica Drama Historia Romance Sin categoría
7.3

El último de los mohicanos En 1757, a orillas del río Hudson, tropas francesas e inglesas luchan por el dominio de la región. Los ingleses reclutan a los granjeros asentados en esas tierras para formar un ejército capaz de enfrentarse a las tropas franco-indias. Hawkeye -Ojo de halcón- (Daniel Day-Lewis) es un hombre blanco adoptado por los indios mohicanos que vive con su padre (Russell Means) y su hermano Uncas (Eric Schweig). Tras rescatar de una emboscada de los hurones a Cora Munro (Madeleine Stowe) y a su hermana pequeña Alice (Jodhi May), hijas de un oficial británico, los tres deciden acompañarlas al fuerte inglés William Henry, que está siendo asediado por franceses y hurones. Allí les obligan a quedarse con un grupo de británicos que acaban de llegar de las colonias...   El último de los mohicanos Critica El último mohicano pertenece a ese reducido número de películas modernas que mantienen un sabor añejo reconocible en cada una de sus partes. Aventuras que muestran escenarios reales; un vestuario detallista en extremo; aparte, claro está, de una historia entretenida y fiable, logrando de esta manera tan simple una ambientación creíble, sazonada con unos personajes tan fidedignos como entrañables (extras incluídos). Si además le añadimos a la obra una de las mejores bandas sonoras de los noventa, un sonido de Oscar y unos concisos pero explicativos diálogos... pues nos queda un peliculón de quitarse el sombrero. No me negaréis que tiene mucho más mérito realizar esta empresa que otras del tipo Alejandro Magno, Troya o El reino de los cielos, por señalar tres de los ejemplos más hirientes que han abierto el nuevo siglo. Una de sus virtudes es que El último mohicano no es quien aparenta serlo. Otra, el haber contratado a Madeleine Stowe en la cima de su belleza. Destaco la hermosa secuencia final del desfiladero. Enterita. De principio a fin. Sé que es una estupidez, pero no pongo mi mano en el fuego porque Michael Mann no se inspirara para rodarla en la bellísima última escena de El padrino III. Son cosas mías. Recuerdo que en el cine me impresionó el encargado de otorgar matarile al estupendo indio malote, hurón para más señas y enorme en su papel de enemigo público number one. La brecha que tres años antes abriera en el cine Kevin Costner en su presentación humanista de los indios en Bailando con Lobos, la continúa notablemente aquí el amigo Mann: iroqueses, hurones, otawas, mohicanos, tomahawks... tribus olvidadas salvo en los libros de historia, al habernos acostumbrado la cabeza desde críos con cheyennes, apaches, pies negros y por supuesto, nuestros queridos sioux. Un peliculón con reminiscencias pre-Spielberg. PD. No puedo irme sin comentar una maldad que a la vez es una pregunta: ¿Alguno piensa como yo que el cutre Pierce Brosnam en la cutre El buho gris, intenta aproximarse a la impecable actuación de Daniel Day-Lewis en esta película, con pésimo resultado? Pregunto. Un saludo.