Survive the Night

6
Survive the Night Un médico deshonrado y su familia son retenidos como rehenes en su casa por delincuentes fugitivos, cuando un robo a mano armada les exige que busquen atención médica inmediata.  
<

Torrents

Formato Idioma Fecha Tamaño Total Descargas Descargar
1080p Dual Español Latino 22/05/2020 1.81 GB 276 Descargar

Comentarios

También te puede interesar

La pelea estelar

Comedia Familia Sin categoría
7.7

La pelea estelar Leo Thompson (Seth Carr) tiene 11 años y se ha encontrado una máscara de lucha libre que le da superfuerza. Con ella y con el apoyo de su abuela (Tichina Arnold), se presenta a un campeonato de la WWE. Leo hará todo lo posible para cumplir su sueño: ser una superestrella de la WWE. ¿Podrá un niño vencer a los contrincantes más demoledores en el ring y ser un gran campeón?   La pelea estelar Critica *Un guion escrito en una tarde Mi primer gran combate es una película que peca de ser demasiado simple, aún teniendo en cuenta que es para todos los públicos. El guion parece haber sido escrito en pocas horas, deprisa y sin pensarlo demasiado. La historia de Mi primer gran combate no es complicada. El protagonista es un niño torpe y tímido, muy aficionado a la lucha libre profesional, que tras huir de los típicos matones de colegio, encuentra por «casualidad» una máscara mágica de lucha libre. Dicha máscara, que huele a muerto, le otorga unas habilidades asombrosas y le convierte en un gran luchador. Esto, para empezar apenas se plantea ni se presenta como algo que estuviera destinado a ocurrir, simplemente pasa y no parece resultar extraño. El niño se planta en un campeonato de lucha libre profesional, y nadie parece ver que es un niño, a pesar de ser evidente. El resto del argumento avanza de forma excesivamente predecible y aburrida, dando la sensación de estar viendo un telefilme de serie B. *Otra más para la siesta Jay Karas es un director de películas familiares olvidables y poco conocidas, en comparación a otras más influyentes. Con Mi primer gran combate, da la sensación de que tan solo la ha rodado para pagar el alquiler del mes. El resultado es un filme más entre millones, para ver con niños, si, pero con la que comenzarás a roncar a los diez minutos. Las bromas y chascarrillos no tienen ni pizca de gracia, y provocan más bostezos que muecas sonrientes. Los personajes carecen de carisma, como si actuaran gratis, obligados y sin ganas. La historia no atrapa ni engancha, ni parece intentarlo. *Ni un niño perdonaría ciertos fallos Que Mi primer gran combate sea para todos los públicos no significa que se le pueda perdonar todo. Ese es un error muy grande del argumento, que parece saber que está dirigido a un público infantil, y aun así creer que por ello puede hacer lo que se le antoje sin que nadie le diga nada. Los efectos no están nada cuidados, y nos recuerdan a series de los noventa, como los Power Rangers; de hecho, casi esperaba que, al final, el villano de turno se volviera gigante. La subtrama, centrada en el abandono de la madre hacia el protagonista y su padre, se introduce forzadamente en ciertas ocasiones a lo largo de la película, como para darle mayor profundidad, pero sin conseguirlo. Resulta realmente absurda en muchos momentos, e incluso un niño se daría cuenta de ciertos fallos de voces, escenas que no pintan nada, cambios repentinos de personalidades, etc. *La moraleja está, pero… Por supuesto, Mi primer gran combate tiene su moraleja, su lección de vida para los niños; «no seas un capullo egocéntrico». La teoría está bien, pero cuando tratan de ponerla en práctica, no parece que se lo tomen demasiado en serio. Siempre hay una parte en la que el típico protagonista hace algo que ofende o perjudica a sus amigos o seres queridos, pero luego trata de arreglar las cosas; aquí se arregla todo con un «lo siento». El saber pedir perdón está bien, pero después, en el ring, vuelve a ser el mismo idiota chulo y repelente; solo que ahora es consciente de ello. Después de toda una hora y media de meternos la idea en la cabeza, resulta que todos siguen igual, solo que ahora al menos saben que son así. Nadie ha aprendido nada, y lo único que sacan el protagonista y su querida amiga es algo más de coraje, al menos eso se llevan. *Conclusión Mi primer gran combate es una típica película familiar olvidable y poco entretenida. Resulta demasiado predecible, aburrida y poco cuidada, incluso sabiendo que es una película para todos los públicos. Probablemente podría convertirse fácilmente en una película que ver con niños, pero que a los pocos minutos provocará más ronquidos que risas.

Serpiente de cascabel

Drama Misterio Sin categoría Suspense Terror
5

Serpiente de cascabel Una misteriosa desconocida ha salvado a su hija de una mordedura letal de serpiente. Ahora, tiene que devolverle el favor matando a un desconocido. Serpiente de cascabel Critica Nueva película original de Netflix para la temporada de Halloween, dirigida por el mismo que nos trajo la destacable adaptación de Stephen King 1922 (2017), también para la plataforma de streaming y protagonizada por Carmen Ejogo (Anarchy: La Noche de las Bestias, 2014). Una madre soltera (Carmen Ejogo) acepta la ayuda de una misteriosa mujer después de que su hija Clara (Apollina Pratt) sea mordida por una serpiente de cascabel. Sin embargo, su ayuda tiene un precio: para pagar la deuda de salvar a su hija tendrá que quitar otra vida en su lugar a un desconocido de una pequeña población de Texas. Película que nos cuenta una historia muy pequeña que no llega a sorprender ni para bien ni para mal, sabiendo nada más ver el tráiler todo lo que va a pasar. La trama va directa al grano y en apenas unos 15 minutos el film arranca, con una interpretación de la indiscutible protagonista Carmen Ejogo que es de lejos lo mejor de la película, ya que el director no es capaz de dar en ningún momento miedo o tensión, habiendo ciertas escenas y elementos que daban pie para ello. Serpiente de Cascabel finaliza de forma rutinaria sin ninguna sorpresa, dejando un sabor a indiferencia en el espectador al no sorprender ni pretender hacerlo. Este film no pasa de un mero pasatiempo, con una duración de 85 minutos que es adecuada para la trilladísima trama que pretende contar, por lo que solo es recomendable si no se tiene nada más que ver.

Fractura

Sin categoría Suspense
6.6

Fractura Tras la desaparición de su esposa y de su hija herida de las urgencias del hospital, un hombre se embarca en una búsqueda frenética convencido de que le ocultan algo. Fractura Critica Está claro que criticar por costumbre ya cualquier peli de Netflix está de moda. Es lo que se lleva. No vayas a decir que te gusta una película hecha por estos mentecatos porque te quitan tu carnet de experto cinéfilo. Es un thriller psicológico en toda regla. De esos que te mantienen pegado a la pantalla de principio a fin, intentando averiguar cuál es el final "correcto". Porque ni tú, ni yo ni nadie (y lo dice un "experto" en pelis de este tipo) puede saber con certeza el final, porque van dando una de cal y otra de arena y de manera muy convincente. Que no es la peli del año? Por supuesto. Que entretiene y te mantiene intrigado? hasta el mismo minuto final haciéndote pensar mil cosas distintas? Por supuestísimo. Si quieres un buen thriller psicológico (no el mejor del mundo, pero sí uno que cumpla y mucho con su función) no te vas a arrepentir. Si en vez de ser americana fuera koreana o iraní y en vez de hora y media durara tres a lo mejor las críticas eran diferentes. Todo sea por conservar el carnet de experto cinéfilo.

Historias de miedo para contar en la oscuridad

Sin categoría Suspense Terror
6.3

Historias de miedo para contar en la oscuridad Mill Valley, Pennsylvania, noche de Halloween, 1968. Después de gastar una broma a un matón de la escuela, Sarah y sus amigos deciden colarse en una casa supuestamente embrujada que una vez perteneció a la poderosa familia Bellows, desatando fuerzas oscuras que no podrán controlar. Historias de miedo para contar en la oscuridad Critica A estas alturas, convendría resolver un par de temas. Lo primero, inventar un nuevo género para referirse a este compendio de películas norteamericanas ochenteras de características tan reconocibles, cuya nostalgia parecemos condenados a arrastrar eternamente. Son aquellas entrañables aventuras protagonizadas por niños, adolescentes en ocasiones, marginados por la sociedad y víctimas de los abusos de sus compañeros de colegio. Historietas que a veces eran edulcoradas con algún toque fantástico y casi siempre reforzadas por tristes conflictos vivenciales, como el divorcio de los padres, la incomunicación con los mismos o el clásico choque de clases. Algunos ejemplos son E.T. (Steven Spielberg, 1982), Los Goonies (Richard Donner, 1985), La historia interminable (Wolfgang Peterson, 1984), El secreto de la pirámide (Barry Levinson, 1985), Exploradores (Joe Dante, 1985), Jóvenes ocultos (Joel Schumacher, 1987) Cariño, he encogido a los niños (Joe Johnston, 1989) o la más tardía Jumanji (ídem, 1995). Creo necesario apuntar cierto detalle antes de continuar. Este género (de nombre, por el momento, inexistente) destacaba principalmente por ser un producto dirigido a toda la familia. Desde esta premisa presentaba, en ocasiones, pequeñas extensiones que se desviaban levemente hacia otros géneros, como el drama (casos de El club de los cinco - John Hughes, 1985- y Cuenta conmigo – Rob Reiner, 1986- ) o el terror (casos de Poltergeist - Tobe Hooper, 1982 - y Gremlins - Joe Dante, 1984-). Es en este último en el que se aferran, curiosamente, ciertos productos contemporáneos que reproducen el mentado género ochentero. Pienso en casos como Super 8 (J.J. Abrams, 2011), Stranger Things (2016, Matt Duffer), It (Andy Muschietti, 2017), Ready Player One (Steven Spielberg, 2018) o el título que nos ocupa, Historias de miedo para contar en la oscuridad (Andre Ovreadl, 2019). Y esto nos lleva al siguiente punto: convendría inventar también un género que englobe estos títulos contemporáneos cuyo motor principal es su nostalgia hacia el género descrito. Lo siguiente seria aprobar una ley (y esta tiene que valer por cualquier tipo de película) que condenara a trabajos forzados a todo director que se atreviera a reproducir determinados “tópicos terroríficos”. Habría que prohibir, por ejemplo, este cansino recurso de eliminar toda la música y efectos sonoros para conducir algún personaje (a velocidades tan lentas que uno teme acabar retrocediendo en el tiempo) hacia un previsible sobresalto, propiciado por el estallido de todos los altavoces. Tuvimos suficiente con las 132 primeras veces. Habría que prohibir, también, la introducción de crescendos de violines de sonido ultra-sónico diez minutos antes de presentar una imagen terrorífica. Fue impresionante en El resplandor, un diez por su descubridor. Tratemos ahora de encontrar una (¡sólo una!) nueva fórmula para sugerir peligro inminente. Habría que aprobar, en definitiva, una ley que impidiera a los directores seguir exprimiendo esta piel de naranja cuyo contenido lleva agotado más de veinte malditos años. Cabe señalar, con todo, que estos “tópicos terroríficos” no responden tanto a dicha “reproducción ochentera” como a una tendencia actual, heredera de otros títulos más posteriores como Scream (Wes Craven, 1996), El sexto sentido (M. Night Shyamalan, 1999), Lo que la verdad esconde (Robert Zemeckis, 2000) o Los otros (Alejandro Amenábar, 2001). Historias de miedo para contar en la oscuridad es el ejemplo perfecto de esta curiosa mezcla: una reconstrucción del “género ochentero” (el comentado en los dos primeros párrafos) bañada por los más típicos y tópicos “recursos terroríficos” (aquello descrito en el tercero). Y nada más. En resumen, el tipo de película que jamás vería la luz si mis anheladas prohibiciones llegaran a ser ejecutadas.

El demonio neón

Misterio Sin categoría Suspense Terror
6.5

El demonio neón Jesse es una chica que llega a Los Angeles, California, para hacer su sueño realidad: convertirse en supermodelo. Pero su juventud y belleza despertará al demonio, y se verá atrapada en un peligroso mundo de envidias y celos en el que las modelos están dispuestas a todo para triunfar.   El demonio neón Critica Al leer las críticas de posibles snobs colgadas en esta web, uno entiende perfectamente porqué el concepto de Occidente y su arte están en crisis. ¿Un 8 o 9 a semejante despropósito? ¿De verdad? ¿Arte? ¿Crítica a la vacuidad del mundo de la moda utilizando esa misma vacuidad? Un director que intenta provocar con imágenes sin sentido, copiando descaradamente a Lynch no merece tal nota. Es posible que alguien le dijera tras Drive, ¡Eres un genio! y el, subido en una nube, se lo creyó. Tras Drive se quitó la máscara de artesano y se puso una de Hacendado caducada para dirigir otro bodrio mastodóntico: "Solo Dios perdona" pero el Dios del cine, si existe, no lo perdonó y con razón. Que sea premio Jurado de la Crítica en el festival de Sitges 2016 es digno de estudio. Ni un zombie dirigiendo podría hacerlo peor... Pretenciosa, absurda y aborrecible. A su lado Zoolander 2 es Ciudadano Kane. No le pongo un 0 porque, sencillamente, no puedo.

Dolittle

Aventura Comedia Familia Fantasía Sin categoría
6.6

Dolittle Nueva adaptación de la historia del veterinario que descubre que puede entender y comunicarse con los animales.   Dolittle Critica Las Aventuras del Doctor Dolittle (2020). "Solo ayudando a los demás podemos ayudarnos a nosotros mismos." Vuelve el entrañable personaje que el pasado siglo interpretara Eddie Murphy, y que ahora lo encarna Robert Downey Jr., dejando atrás la célebre armadura de hierro para ponerse a departir sin descanso con los animales... "Tenemos sitios mucho menos importantes donde estar." La comedia infantil, dirigida a los más peques de la casa, no sale bien parada ante la crítica... y me temo que esta vez acierta. Muchos efectos especiales, una banda sonora creada por el gran Danny Elfman, unos secundarios de primer nivel como son Antonio Banderas (que es el suegro pirata del protagonista), Michael Sheen (en el papel del médico envidioso de nuestro doctor) y Jim Broadbent (inolvidable maestro de ceremonias en la inconmensurable “Moulin Rouge”), y mucho, mucho presupuesto en esta superproducción donde actores de la talla de Emma Thompson, Rami Malek u Octavia Spencer ponen voz a diversos animales... pero todo esto no logra hacernos “vibrar" de interés en la butaca del cine... “-Estando en riesgo la vida de la reina, ¡no puede atender a una ardilla! -Se ve que no me conoces.” En esta ocasión, la historia se traslada a la Inglaterra del siglo XIX, donde Dolittle tendrá que salir de su clausura para intentar salvar la vida de la reina. Como puede apreciarse, nada que ver con la tampoco afortunada saga que protagonizó en su día Murphy, aunque como aquélla, no se convertirá en la fábula animada por excelencia después de los estrenos de cintas recientes como “El Libro de la Selva” o “El Rey León”.