La mejor forma de ver anime HD, en YesAnimes.com

Stuber: Locos al volante

6.8
Stuber: Locos al volante La vida de un apacible conductor de Uber, Stu (Kumail Nanjiani), cambia repentinamente cuando se sube a su vehículo un pasajero (Dave Bautista) que resulta ser un policía que sigue la pista a un brutal asesino. Stu se ve obligado a luchar por salvar la vida, protagonizando una misión en la que nunca pidió participar, y cuyo principal objetivo tiene claro desde que descubre lo que está sucediendo: obtener las cinco estrellas de calificación en este movido viaje.

Torrents

Formato Idioma Fecha Tamaño Total Descargas Descargar
4K UHD Latino 03/12/2020 11.28 GB 178 Descargar

Comentarios

También te puede interesar

7500

Drama Sin categoría Suspense
5.8

7500 Tobias es el joven copiloto de un avión que es secuestrado por unos terroristas, quedando él como único negociador con los atacantes desde dentro de la cabina sellada. Cuando los secuestradores matan a un pasajero y amenazan con matar a más gente inocente si Tobias no abre la puerta de la cabina, este hombre normal se enfrentará a la prueba de su vida.   7500 Critica Uy, qué principio. Parece que tiene estilo documental y nos mete de lleno en la cabina del avión, en plan “United 93”. ¡Pues va a ser que no! Esta película trata de ser absolutamente inmersiva, y lo único que es de verdad es cansina y aburrida. No me extraña que títulos como este lleguen sin avisar y sin promoción ninguna ni siquiera en redes sociales de cine. Solo la he visto por la presencia de Joseph Gordon-Levitt, sin duda un reclama puro y duro, contratado para darle más recorrido a esta producción alemana de bajo presupuesto. No saben darle vidilla o emoción a la historia. Por ejemplo, no llegamos a conocer a ningún pasajero, con lo cual no hay ninguna empatía y nos un importa un rábano lo que les pase. Y encima casi todo lo que les pasa a ellos, transcurre fuera de plano. Sus escenas, en un afán de ser realistas, son lentas y muy estiradas en el tiempo, con lo cual se rompe por completo la escasa tensión que logra transmitir. Y esto da la mala sensación de que la cosa no da mucho más de sí y tratan de alargarlo todo como buenamente pueden, lo que no es nada bueno para una película de tan solo 90 minutos contando los créditos. Los actores secundarios no son muy buenos tampoco, y eso no ayuda mucho. La verdad es que hay muchos otros thrillers minimalistas de entorno cerrado que logran un buen resultado, pero en este caso no les ha salido nada bien. Es pesada, aunque intenta ser todo lo contrario.

Nunca es tarde

Comedia Drama Música Sin categoría
6.8

Nunca es tarde Inspirada en una historia real, Al Pacino interpreta al envejecido rockero de los 70 Danny Collins, que a pesar de su edad no puede renunciar a su vida llena de excesos. Pero cuando su manager (Christopher Plummer) le descubre una carta sin entregar que le escribió John Lennon 40 años atrás, decide cambiar de rumbo y embarcarse en un inspirador viaje para redescubrir a su familia, encontrar el amor verdadero y comenzar un segundo acto.

Ferry

Acción Crimen Drama Sin categoría
7

Ferry Antes de crear un emporio de la droga, Ferry Bouman vuelve a su ciudad para vengarse. Allí se pondrá a prueba su lealtad y el amor le cambiará la vida.

Érase una vez en… Hollywood

Comedia Drama Sin categoría Suspense
7.5

Érase una vez en… Hollywood Los Angeles, 1969. La estrella de televisión Rick Dalton, un actor en horas bajas especializado en westerns, y el doble de acción Cliff Booth, su mejor amigo, tratan de sobrevivir a una industria cinematográfica en constante cambio. Dalton es vecino de la joven y prometedora actriz y modelo Sharon Tate, que acaba de casarse con el prestigioso director polaco Roman Polanski… Érase una vez en… Hollywood Critica Hay ciertos autores de culto, tanto en cine como en otras artes y oficios, que han desencadenado, con mayor o menor justicia según qué caso, una horda de seguidores o secta de fieles que les enarbolan cualquier cosa que dicen o hacen. Hoy en día, los máximos exponentes de este fenómeno en el grupito de directores de cine son Christopher Nolan y Quentin Tarantino. Y es curioso como la última película de cada uno de ellos supone un punto equivalente en sus carreras. Érase una vez en Hollywood es el Dunkerque de Tarantino. Cuando fui a ver la peli de Nolan me encontré algo similar, la crítica y los fans irredentos la aupaban a categoría de obra maestra y lo mejor del director, mientras que el resto del público salió bastante frío de las salas. Descartando al grupo de fans irredentos, que les flipa todo lo que hace su autor de culto, esto se debía a que a nivel técnico Dunkerque era una proeza audiovisual que suponía efectivamente el trabajo de dirección más minucioso de Nolan en toda su carrera, pero a un nivel narrativo la película no le funcionaba a la mayoría. Decían lo que suelen decir, con cierto miedo y complejo, de las pelis que sospechan que no están mal hechas pero que a ellos les han parecido infumables: "No es mala, pero a mi no me ha convencido". Pero, aunque como producto final me parezca pobre, también hay motivos de elogio. Igual que Nolan en su última peli se propuso, y consiguió, realizar un prodigio técnico, aquí Tarantino hace lo propio. Esta es, sin la menor duda, la película mejor rodada de su carrera. Debe haber sido una delicia componer el story board, recrearse en buscar la opción más plástica para cada plano. Cada decisión visual de estas viñetas ha salido descaradamente de la mente friki de Tarantino, porque los mejores homenajes y guiños de esta ensalada de referencias se encuentran en sus planos. Así que ahí lo reconozco, para un cinéfilo avezado es una delicia disfrutar de este mix de planos tributo. Aunque, claro, lo mismo hacía Brian de Palma en su época y fue una de las razones de que nunca lo tomasen en serio. Supongo que los tiempos cambian. Ya hemos visto a la pareja de actores en mejores performances (y digo pareja de actores porque los nombres de Robbie, Pacino, Russell... se usan más para rellenar cartel que otra cosa), pero lo que sí es cierto es que DiCaprio está genial en el único personaje bien desarrollado de la historia y que Brad Pitt conforma más que a un personaje a un icono. Le rodea un aura de carisma innata que resulta tan atractiva como el propio Pitt, que a sus 55 años parece en esta película más sex symbol que nunca. Pese a que su Cliff Booth es un perdedor, un inadaptado y sospechamos que en cualquier momento va a rebasar la barrera que separa al sociópata del psicópata, lo cierto es que todos desearíamos ser él de la misma forma que Tyler Durden era lo que Edward Norton quería ser en El club de la lucha. Pero claro, de la misma forma que un personaje no se puede componer únicamente de estética, una película tampoco puede hacerlo. Y es que una vez más tenemos que decir eso de que el contenido no está a la altura de su continente. Érase una vez en Hollywood está tan vacía como ese Cliff Booth que nos encandila pero del que si lo pensamos bien no nos desarrollan absolutamente nada. Claro, Tarantino ha pintado una postal de amor al cine con el que creció, pero lo hace olvidándose que esa postal la va a ver más gente además de él. Y ahí empiezan los problemas. De entrada, el cine con el que crece Tarantino no solo es una época muy concreta que deja fuera generacionalmente a gran parte del público (finales de los 60 y principios de los 70) sino que encuentra la mayoría de sus referentes en el cine de serie B o Z, en series de la televisión americana y en películas internacionales que han visto él y tres enfermos más (esto me recuerda a cuando Alex de la Iglesia, otro director frikazo que ha visto de todo, explicó su primer encuentro con Tarantino, definiéndolo como el único tío que ha visto películas que a él ni le suenan). Claro, si las referencias son tan herméticas (y más cuando el que ve la película no vivió en USA en aquella época, que se le pasan por delante todas esas referencias de revistas, cartelería, marcas de consumibles, etc...) es complicado que tu postal sea universal, que es lo que consigue unir a la gente ante la poesía de este tipo de cartas de amor. Pero lo peor no es eso, ya que al fin y al cabo las referencias solo son un extra. O deberían. Pero es que para Tarantino, se puede hacer, y lo hace, una película que sean solo referencias. Sin más. Normalmente los guiones se escriben pensando en un tema, en una motivación, en una tesis, en unos personajes... Aquí no. Aquí el tema, la motivación y hasta los personajes son todo única y exclusivamente referencias. No hay historia, no hay trama, no hay desarrollo. En definitiva, no hay guión. La estructura es una catarata de sketches con regular o poca gracia que no llegan a parecer nunca un producto unificado sólido. Al final lo intenta arreglar con un chiste, incluso con una cierta autoconsciencia, la del tipo que sale a decir algo, se da cuenta de que no ha estado a la altura y decide darle a la gente una pildorita de alivio cómico para poder hacer mutis por el foro sin que todos nos sintamos demasiado mal. Y es que hasta Tarantino se da cuenta de que dedicar casi 3 horas a hacerse una paja que solo disfruta él usando la aquí pervertidísima excusa del Macguffin (Hitchcock le atizaría de lo lindo si siguiese vivo) es demasiado incluso para él, el maestro del anti-ritmo, experto en estirar hasta la extenuación (aquí más que nunca, da la sensación de querer poner a prueba la paciencia del espectador con ese abuso de los cutaway gag -chistes de flashback-). Y sí, el final es descojonante, pero ni esa despedida c

Robo

Aventura Ciencia ficción Sin categoría
8.1

Robo El niño de 12 años Mitya Privalov sueña con ser un artista de comics de superhéores, pero sus padres, que son ingenieros de robótica, quieren que siga sus pasos. Mitya nunca imaginó que iba a encontrar apoyo en uno de los robots creados por sus padres.

Manos a las armas

Acción Comedia Sin categoría
6.4

Manos a las armas Miles se siente atascado en la vida: su trabajo no tiene futuro y sigue enamorado de su exnovia Nova. Un día descubre que un grupo de mafiosos llamado "Skizm" planea celebrar una peligrosa competición que reúne a extraños de distintos puntos de la ciudad con el propósito de comprobar cuál de ellos logra una mayor cantidad de espectadores online. Aunque al principio tiene dudas, pronto descubre que Nora ha sido secuestrada por Nix, un grupo armado que participa en el concurso, por lo que Miles decide dejar atrás sus miedos para participar en el torneo.   Manos a las armas Critica Miles (Daniel Radcliffe) es un tipo algo pardillo pero con buen fondo que lleva una vida que no le gusta pero se deja llevar por la rutina en lugar de cambiarla. Tiene una exnovia con la que le gustaría volver, Nova (Natasha Liu Bordizzo), pero no hace nada por volver con ella, tiene un trabajo programando para una compañía de juegos adictivos para móvil y se deja pisotear por su jefe, y básicamente permite que su vida transcurra en lo que considera una existencia miserable. Un día cruza su camino con Skizm, una plataforma clandestina que emite como personas se matan entre sí con estilo de reality show, cosechando gran audiencia y popularidad. Por alguna razón no se toman demasiado bien lo que Miles les dice por internet y deciden hacerle una visita a domicilio para incluirle en su juego. Nix (Samara Weaving) es el rival invicto de Miles y un personaje que brilla con luz propia en un registro al que está acostumbrada y con el que se nota que se lo pasa muy bien, formando un gran equipo y ganando enteros en el film. Adoptando para si la esencia de Harley Quinn, referencias frikies y conceptos bizarros que le sientan como un guante. El director (Jason Lei Howden) plantea la película en base al entretenimiento de forma sencilla y cumple su objetivo. Una película de supervivencia con grandes dosis de acción, violencia y humor negro. Con influencias del mundo de los videojuegos tanto en fondo como en forma, en el que los protagonistas deben ir superando los distintos niveles con los acertados malos y lugartenientes de turno. Y además, muy consciente de si misma y sin tomarse demasiado en serio.