Socias en guerra

6.6
Socias en guerra Dos amigas con ideales muy diferentes deciden comenzar una compañía de belleza juntas. Uno es más práctico, mientras que el otro quiere ganar su fortuna y vivir un estilo de vida lujoso.   Socias en guerra Critica Prolífica ha sido la carrera del realizador puertorriqueño Miguel Arteta, quien ha trabajado tanto en cine como en televisión cambiando constantemente de registro y género, presentando ahora su nuevo trabajo, una comedia con una fuente impronta femenina. Mel (Rose Byrne) y Mia (Tiffany Haddish) son amigas desde pequeñas, ahora comparten casa y juntas han emprendido una pequeña empresa de maquillaje, pese a ello, sus amigas, quienes decidieron formar una familia, les critican su modo de vida. Las cosas no van del todo bien en el negocio y un día llega una inesperada noticia, la poderosa empresaria Claire Luna (Salma Hayek), les ofrece una atractiva oferta de negocios, las amigas deben conciliar para tomar la mejor decisión para su empresa. El inicio es un tanto prometedor, se refleja cierto tono de comedia y la notable química que existe entre Byrne y Haddish es innegable, pero conforme avanza la trama, el humor se difumina de a poco. El guion presenta una buena cantidad de agujeros e inconsistencias que debilitan el progreso de la historia, mientras que el personaje de Salma Hayek, que hace las veces de una villana, se queda en mera caricatura, mientras que la actriz hace lo que puede con un personaje tan limitado. Así, lo que parecía ser una prometedora comedia se queda a mitad de camino como apenas una débil película que desaprovecha el magnetismo y encanto de sus protagonistas.
<

Torrents

Formato Idioma Fecha Tamaño Total Descargas Descargar
1080p Dual Español Latino 10/04/2020 1.67 GB 1461 Descargar

Comentarios

También te puede interesar

Los muertos no mueren

Comedia Fantasía Sin categoría Terror
5.5

Los muertos no mueren En la pacífica localidad de Centerville pasa algo raro. Los animales se empiezan a comportar de forma extraña, las horas de luz solar cambian de forma impredecible y la luna vigila permanentemente desde el horizonte. Los científicos están preocupados y los informativos dan noticias desconcertantes. Y es que, una extraña invasión está a punto de suceder en la que los muertos ya no está muertos y se levantarán de sus tumbas. Los habitantes de Centerville, liderados por Ronald Peterson y Cliff Robertson, deberán detener esta amenaza y luchar para sobrevivir. Los muertos no mueren Critica No es que haya entrado el verano con fuerza, aunque a mí el calor no me sienta bien. Ni que me atosiguen ciertos usuarios, cual buitres carroñeros, plagiándome, bien con el corta y pega habitual o extrayendo frases de mis críticas para insertarlas en diferente orden en sus estúpidos comentarios. A lo mejor es que he de invertir mi tiempo en otras actividades que tengo “aparcadas” y me distancien más de esta. Recuerdo las dos últimas críticas, magníficas, que hizo (hasta la fecha) el usuario Normelvis Bates (“Siempre hay un mañana” y sobre todo la de “Blue Jasmine”) donde se quejaba de un impresentable que le andaba fastidiando, y que por desgracia hizo que optara por no seguir escribiendo. Prometo que en las circunstancias descritas y en otras más, siempre intento no perder la objetividad y tomármelo todo con la mayor filosofía, pero el haber visto “Los muertos no mueren” lo he recibido como un mazazo, casi como una humillación, de ahí el título del comentario. Jim Jarmusch, a lo largo de casi cuatro décadas, que se dice pronto, ha ido rodando películas al margen de las modas. Las ha hecho muy buenas, menos buenas, interesantes... ha habido de todo pero siempre dentro de cierta calidad. Ahora con “Los muertos no mueren”, ha errado el tiro más que nunca, y de forma inesperada, ha hecho su primera mierda. Pero no pequeña, qué va, grande, enorme, para ser más exactos. Suena muy duro decir esto, y sin sentir compasión o que te tiemble el pulso, pero al pan pan, y al vino vino. Si “Los muertos no mueren” viniera firmada por un alumno suyo, por un desconocido o un director del montón, las críticas hubieran sido furibundas, pero al venir del mismo Jarmusch como que muchos lo han justificado y han sido condescendientes. “Los muertos no mueren” podía haber sido una revisión del cine de “zombies”, como por ejemplo fue su incomprendida por muchos la curiosa “Sólo los amantes sobreviven”, que daba su peculiar visión del mundo de los vampiros. No ha sido así. Que Jarmusch haya optado por hacer una película de “zombies” con sus amigos, arropada por una multinacional, era muy lícito y tenía todo el derecho del mundo a hacerla, sobre todo porque los sueldos habrán sido más generosos. Se lo podía haber currado un poco, pero y la dejadez y el egocentrismo han aplastado esta mierda (segunda vez que conscientemente digo la palabra que mejor la define), que no había por donde agarrarla, plagada de supuestos “gags” sin ninguna gracia y que parecía no terminar nunca, porque además daba la impresión no saber cómo salir de un atolladero, que por cierto, era más simple que un tirachinas. El primer error es su guión: lo que se inicia planteándolo bajo las coordenadas más clásicas del género, como lo hacían muchas de ciencia- ficción de los años cincuenta, se empieza a perder al desviar su línea presentándonos unos personajes carentes de interés y que incluso parecen plagiados del “Fargo” de los Coen, pero sin su retranca, con diálogos estúpidos y aderezados por unos “gags” más manidos y más muertos que los “zombies” que aquí aparecen, incluso se recurren a “salidas” hechas desde hace décadas por Woody Allen o Dusan Makavejev. El cúmulo de errores prosigue con una dirección nada inspirada e impersonal, que deja cobardemente toda responsabilidad a los amiguitos actores, que están perdidos, que intentan ser graciosos, ya que están marcados sus personajes se supone que en clave de comedia, pero que en algunos momentos, más conscientes que su director, tan solo les hacía falta pedir perdón a cámara. Valga como ejemplo una de sus escenas iniciales, cuando van llegando uno a uno a la única cafetería del pueblo donde ha ocurrido un hecho escabroso, que los va colocando a la entrada, en fila, como si de una obra de teatro “amateur” se tratase. Qué incomodidad y qué vergüenza. Falta gracia y resolución. Con todo esto, ya nadie puede salvar esto de ser una catástrofe. Su música, mejor la original y no tanto las canciones que la integran, aunque recuerden a otras del género “zombie”, es correcta, como sus maquillajes y simples efectos especiales en la mayoría de las escenas. En el “spoiler” diremos en qué escena los efectos especiales no cumplen. El extenso reparto se queda a medias. Mientras en algunos casos se tratan de simples y desaprovechados “cameos” como son los casos de Iggy Pop, Carol Kane o Rosie Pérez, otros hacen los arquetipos a los que están acostumbrados, como Steve Buscemi. Larry Fessenden opta por llevar un “look” que tendría que ser denunciado por Jack Nicholson al que remeda de mala manera. Selena Gómez y sus acompañantes no aportan absolutamente nada. Quizás Tilda Swinton parezca la menos encorsetada pero su personaje de Zelda es poco para lo que puede llegar a dar. Tom Waits a su rollo, cumple, sin más, como Danny Glover, y con más desaciertos que aciertos los más protagonistas: Chloë Sevigny, también poco aprovechada, Adam Driver y Bill Murray. No comparto la opinión de que algunos pretendan comparar “Los muertos no mueren” con otros films de gran reparto, aparentemente “fallidos” como “Mars Attacks!”. Ni siquiera me valdría la comparación con la burrida “Ellas también se deprimen”, de Gus Van Sant. Creo que lo más cercano que se me ocurre, por más molesto que resulte, sería “El oro de Moscú”, de Jesús Bonilla. Si por mí fuera tendríamos una candidata a figurar en los futuros "Razzies" a lo peor del año. No hay mucho más que decir. Me temo que ni a los que prefieran el cine de autor, ni el comercial y ni siquiera a los incondicionales del género “zombie” les pueda interesar esta patraña, pero si no estoy en lo cierto y la disfrutan pues me alegro, porque eso quiere decir que hay unos espectadores que no deberían quejarse nunca por lo que ven, ya que quedarían satisfechos con cualquier cosa, lo cual debe ser muy reconfortante para cualquier director, responsable o irresponsable.

El halloween de Hubie

Comedia Sin categoría Terror
7

El halloween de Hubie Pese a su devoción por el pueblo de Salem, Hubie Dubois (Sandler) reconoce que la noche de Halloween no es precisamente la más atractiva para los jóvenes desde hace unos años. En esta ocasión, no obstante, algo distinto está a punto de suceder, y sólo él podrá salvar esta mágica noche.   El halloween de Hubie Critica Con un plantel actoral repleto de figuras famosas (no necesariamente buenas) en donde se encuentran Adam Sandler, Kevin James, Julie Bowen, Ray Liotta, Steve Buscemi y Rob Schneider esta comedia propone una especie de humor a partir de las pequeñas historias de impostado terror que se suceden en Hallowen. El intento a pesar de la producción que se ve sólida (o por lo menos costosa, dado el elenco convocado) es fallido porque lo que podría ser una comedia familiar para ver como ritual en cada noche de los Hallowen se convierte en un soporífero pasatiempo que invita al instante a ver otra cosa. Sandler se lo ve como siempre... actúa de sí mismo, sin gracias ni talento a la vez que demuestra una vez más que puede hacer estúpidamente, películas estúpidas. Si se creía que Adam Sandler ya había dado sobradas muestras de sus tonteras esta vez desciende aún más a niveles ridículamente bajos. Típica película de Netflix, que es lo mismo que decir una pésima película.

Los chicos de la banda

Drama Sin categoría
7.2

Los chicos de la banda Un grupo de homosexuales se reúne en un apartamento de Nueva York para celebrar el cumpleaños de un amigo. Cuando transcurren las horas, después de beber y de subir el volumen de la música, la velada comienza a exponer las fisuras que existen entre su amistad y el dolor auto-infligido que amenaza con hacer trizas su concepto de la solidaridad.   Los chicos de la banda Critica Nueva York, 1968, unos amigos celebran el cumpleaños de uno de ellos, pero no saldrá como esperaban en "Los Chicos De La Banda". Los actores se hacen con sus personajes desde el primer minuto, tienen gran química entre ellos y te crees sus actuaciones. Joe Mantello consigue que quieras saber más de los personajes y te transporta a los años 60. Los personajes son buenos, tienen personalidad y empatizas con ellos. Al ser casi toda la película en una misma habitación llega a cansar, pero no a aburrir. Las conversaciones entre personajes son muy interesantes, como también lo es la situación de aquel entonces y sus consecuencias. La ambientación es buena, se nota la mano de Ryan Murphy, gracias a la banda sonora que acompaña a la película y el diseño que tiene te transportan a los años 60. En general, la película te atrapa por las conversaciones entre personajes y las actuaciones.

StarDog and TurboCat

Animación Comedia Familia Sin categoría
7.2

StarDog and TurboCat Cuando el gato vigilante, Felix, y el leal canino, Buddy, se dispusieron a encontrar al dueño perdido de Buddy, descubrieron no solo el poder de la amistad, sino también sus superpoderes internos en el camino.

The Room

Ciencia ficción Drama Misterio Sin categoría Suspense
6.1

The Room Matt y Kate compran una casa aislada. A medida que se mudan, descubren una habitación extraña que les da un número ilimitado de deseos materiales. Pero, como Kate ha tenido dos abortos involuntarios, lo que más extrañan es un niño.   The Room Critica Matt (Kevin Janssens) y Kate (Olga Kurylenko) compran una casa y descubren una habitación escondida que les da un número ilimitado de deseos materiales. Todo hermoso, hasta que la boluda, como no podía tener hijos, pide un crío y ahí empieza la catanga. Es una cinta del género fantástico con buenas ideas, pero que termina cayendo en la moral y en el mensaje pedorro, dejando de lado lo más interesante, que es la habitación. No contentos con esto, la peli se vuelve super predecible y aburrida. De lo mejorcito es Olga Kurylenko, que hasta actuando mediocremente es la que se pone la peli al hombro. Hubiera estado bueno centrarse más en la historia de la habitación y todo ese misterio, porque cuando desean al pibe, en un principio es interesante pero de a poco se empieza a caer a pedazos.

Descargar After the Wedding

Drama Sin categoría
6.6

After the Wedding La directora de un orfanato hindú (Michelle Williams) se encuentra al borde de la bancarrota. Cuando descubre que su organización está a punto de recibir una considerable donación por parte de una empresaria norteamericana (Julianne Moore), viaja a Nueva York para conocerla. Sin embargo, allí se verá obligada a confrontar un pasado del que huyó tiempo atrás. Remake de la película danesa "After the Wedding". After the Wedding Mi critica, La nueva película del realizador Bart Freundlich es la adaptación de una película realizada diez años atrás por la danesa Susanne Bier, que le valió una nominación al Premio Oscar como mejor película en lengua extranjera. La historia es bastante similar a la de la película original, solo que en esta versión estadounidense se ha optado por intercambiar los roles de los personajes principales, por lo que los dos protagónicos pasan de ser hombres a ser ahora femeninos. Isabel (Michelle Williams) dirige un orfanato en la India que da hogar y alimento a una gran cantidad de infantes, pero un día reciben una oferta de una poderosa mujer, Theresa (Julianne Moore) que quiere hacer un importante donativo poniendo como condición que Isabel viaje a Nueva York para conocerla en persona, pero ante lo apretado de su agenda a causa de la boda de su hija, Theresa decide invitar a Isabel a la boda. Esta actualización de la exitosa película de Susanne Bier no se aleja demasiado de la original, de la que hereda un guion enmarañado, obvio y sobrecargado en el que las situaciones emocionales son exageradas, cayendo en un melodrama desmedido y manipulador. Lo que le da un cierto respiro a esta versión es que su director le permite a sus actrices un cierto vuelo propio, lo que les da una buena oportunidad de lucimiento tanto a Michelle Williams como a Julianne Moore, quienes brindan una gran actuación que elevan un poco el nivel de este remake. Sin proponer nada nuevo más allá del cambio de género en los roles principales, esta versión Made in Hollywood mantiene el nivel de la original, en parte como consecuencia de un guion endeble al que se ata en demasía, quedando como un producto más cercano al de una regular telenovela, eso sí, notablemente actuada.