Outlawed

6.9
Outlawed El Comandante de Royal Marines Jake O'Neil lucha por adaptarse a la vida civil. Cuando una ex novia, Jade Roberts busca su ayuda para descubrir la verdad detrás de la misteriosa muerte de su padre, Jake está de acuerdo, pero se encuentra enredado en una red de corrupción y asesinato.
<

Torrents

Formato Idioma Fecha Tamaño Total Descargas Descargar
1080p BluRay Español Latino 29/07/2020 1.51 GB 614 Descargar

Comentarios

También te puede interesar

Fractura

Sin categoría Suspense
6.6

Fractura Tras la desaparición de su esposa y de su hija herida de las urgencias del hospital, un hombre se embarca en una búsqueda frenética convencido de que le ocultan algo. Fractura Critica Está claro que criticar por costumbre ya cualquier peli de Netflix está de moda. Es lo que se lleva. No vayas a decir que te gusta una película hecha por estos mentecatos porque te quitan tu carnet de experto cinéfilo. Es un thriller psicológico en toda regla. De esos que te mantienen pegado a la pantalla de principio a fin, intentando averiguar cuál es el final "correcto". Porque ni tú, ni yo ni nadie (y lo dice un "experto" en pelis de este tipo) puede saber con certeza el final, porque van dando una de cal y otra de arena y de manera muy convincente. Que no es la peli del año? Por supuesto. Que entretiene y te mantiene intrigado? hasta el mismo minuto final haciéndote pensar mil cosas distintas? Por supuestísimo. Si quieres un buen thriller psicológico (no el mejor del mundo, pero sí uno que cumpla y mucho con su función) no te vas a arrepentir. Si en vez de ser americana fuera koreana o iraní y en vez de hora y media durara tres a lo mejor las críticas eran diferentes. Todo sea por conservar el carnet de experto cinéfilo.

La triple amenaza

Acción Sin categoría Suspense
6

La triple amenaza Se ha puesto precio a la cabeza de la hija de un multimillonario que tiene la intención de acabar con el mayor sindicato del crimen de la ciudad. Un equipo de mercenarios retirados deberán enfrentarse a un grupo de asesinos profesionales, y detenerlos antes de que maten a su objetivo.   La triple amenaza Critica Esperaba esta cinta con muchas ganas y la verdad es que tras visualizarla, pienso que el resultado final es decepcionante. Decepcionante por desaprovechar a tal casting de especialistas y expertos en artes marciales de diversos estilos. 'Triple amenaza' es una cinta corriente, con un montaje que en ocasiones no encaja del todo bien y un guión regular siendo benévolos. Y realmente esto se podría pasar por alto si luego el espectáculo que se prometía en el plano de la acción fuera de primer nivel como uno podría esperar, pero lamentablemente no es así. Jesse V. Johnson es un director que ya ha realizado varias cintas en este género (la mayoría con Scott Adkins como protagonista), pero nunca ha destacado su estilo ni su forma de narrar ni de situar la cámara. Si esta cinta hubiera recaído en algún director de mayor nivel en el género, podríamos estar hablando de una pequeña joya de serie B, aunque este no es el caso. No es una excusa el presupuesto del que haya gozado, puesto que 'The Raid' 1 y 2 son películas fantásticamente hechas sin tener una gran financiación detrás de ellas. Los personajes no gozan de excesivo carisma, en la versión doblada desde luego lucen demasiado acartonados. Parece mentira que teniendo a Iko Uwais, Tony Jaa, Scott Adkins y compañía, solo se les saque provecho en los últimos minutos de la película, que son sin duda los mejores y mejor rodados. Sin embargo, tampoco las coreografías en las peleas son tan buenas e impactantes como en otras ocasiones; los tiroteos, típicos y sin ninguna escena a destacar. Por lo menos no se censura toda la sangre, algo que hubiese restado más puntos al producto final. En definitiva, una película para ver si se está aburrido, pese a quedar lejísimos de lo que podría haber sido.

El mundo mágico de Terabithia

Aventura Drama Familia Sin categoría
7.2

El mundo mágico de Terabithia Jess Aarons (Josh Hutcherson), un chico que se siente extraño tanto en el colegio como en su propia casa, se ha entrenado durante todo el verano para correr una carrera; pero llega al colegio Leslie Burke (Robb) y le gana. A pesar de ello, pronto se hacen amigos. Leslie, aficionado a contar fantásticas y mágicas historias, le abre a Jess las puertas de un mundo dominado por la imaginación. A Jess le gusta dibujar, pero nunca había compartido esa afición con nadie. Los dos crean el reino secreto de Terabithia, un lugar mágico cuya entrada sólo ellos conocen. Allí reinan, luchan contra el Maestro Oscuro y sus criaturas y trazan planes para vengarse de los compañeros prepotentes del colegio.   El mundo mágico de Terabithia Critica Cuando creemos que lo tenemos todo controlado bajamos la guardia volviéndonos vulnerables a la situación. Caminamos sobre un andamio sin arnés de seguridad, o quitamos la vista de la carretera para buscar el siguiente CD. La mayoría de los accidentes vienen precedidos por la soberbia; por el fallo humano más mortífero; el ser confiado. Eso mismo me ha pasado a mi. Bajé la guardia y menudo bofetón me he llevado. Si te ponen una película en el Cinematrix lo que cabe esperar es que sea una chorrada simpática y poco más. Vamos, precisamente lo que era Un puente hacia Terabithia en su primera mitad. Pero lo que nunca esperas es sentirte como te acabas sintiendo a su conclusión. ¿De qué vas, Terabithia?. Me enseñaste al principio la patita y era de cordero. Yo te dejé pasar sin cargar la escopeta... y resulta que eres el lobo en persona. Eres una inocente broma macabra que coges desprevenido al personal. Las cosas que cuentas duelen de verdad. Sintonizo el sábado a las 22.30 el Cinematrix subestimándote; creyéndote remilgada. Dos horas después acabo hecho polvo y sin ganas de cachondeo. Eso no se hace, que era fin de semana.

Acusada

Drama Sin categoría Suspense
7.1

Acusada Dolores Dreier, vive la vida de una joven estudiante hasta que su mejor amiga es brutalmente asesinada. Dos años después, ella es la única acusada por el crimen en un caso de gran exposición mediática que la ha puesto en el centro de la escena: todo el mundo tiene una opinión acerca de su inocencia o culpabilidad. Dolores se prepara para el juicio aislada en su casa, mientras la familia Dreier funciona como un equipo dispuesto a todo para defender a su hija. Pero a medida que el proceso avanza y la presión aumenta, los secretos y la sospecha aparecen en el seno familiar. Acorralada por la evidencia, Dolores deberá enfrentarse a sus propias dudas sobre lo que verdaderamente ocurrió. Acusada Critica Esta película de Tobal responde a un subgénero dentro del film de suspenso: las películas de juicio. Hay obras maestras en la historia de cine a la que “Acusada” le hace su pequeño homenaje. Si recordamos Testigo de Cargo (1957) de Billy Wilder debemos encontrar uno de los mejores ejemplos. Tampoco debemos olvidar Doce Hombres en Pugna (del mismo año), Matar un Ruiseñor (1962), Será Justicia (1982), Cuestión de Honor (1992), y tantas otras donde el cine americano lleva una delantera absoluta aunque los italianos también se lucieron con Sacco y Vanzetti de Giuliano Montaldo, los iraníes con La Separación de Ashgar Farhadi, los israelíes con El Divorcio de Viviane Ansalem y recientemente los franceses con Custodia Compartida de Xavier Legrand. El mayor logro de Tobal es hacer una película entretenida. No es un mérito menor. El film se deja ver de principio hasta final aunque claramente se sospecha cual va a ser el veredicto del tribunal desde el inicio mismo de la película. Hay un argumento bien trabajado desde la cuestión del género. Un episodio confuso durante el cual muere una joven en una fiesta casera donde abundan el alcohol y las drogas que forma parte esencial del misterio del relato. Pero la cuestión es que la muerte no es ni accidental ni natural. La joven dueña de casa muere asesinada a cuchilladas. Lo cual transforma a la película en un clásico ¿Who Done It?, o sea, ¿Quién lo hizo? Hasta acá todo bien. Film prolijo, legible, que mantiene bien el suspenso, con actuaciones correctas, los actores protagónicos convencidos de sus papeles, pero que no agrega nada más que una experiencia a un director debutante. Aunque la película no tenga otras pretensiones que las de proveer un buen entretenimiento al espectador y abrirle la puerta grande a su protagonista principal, no obstante no podemos obviar que está colmada de los clichés de siempre del cine argentino. La previsibilidad de los acontecimientos, la pintura estereotipada de los personajes, la ambientación de los espacios, describen un estilo de vida acomodado. La acusada del título, como todas las demás que participan de la fiesta negra, es una chica de la alta sociedad argentina. La descripción de esa clase responde a cada uno de los estereotipos que fija el cine argentino, a la cual, por definición, la considera corrupta, ladrona, perezosa, escandalosa, entregadora y cipaya, transformando involuntariamente a la película en una crítica impiadosa y torpe, que al tirar por elevación, la hace responsable de todos los males que afectan al país, un país destrozado de pies a cabeza desde hace muchos años dándose el lujo de encabezar todos los rankings negativos con que se mide a un país en el mundo. Tal vez no ha sido la intención ni de los guionistas ni del director hacer una semblanza sobre la Argentina. Sin embargo, lo más interesante de la película resulta la visón que transmite de una sociedad corrupta que alcanza a todos sus estamentos, donde la incapacidad para determinar una responsabilidad es imposible, donde la labor de la justicia no alcanza nunca sus objetivos, donde el crimen queda siempre impune, donde nadie labura y la creación de riqueza brilla por su ausencia, donde la riqueza circula de unos a otros pero no se reproduce, en la cual los nuevos ricos hacen plata a costilla de lo demás sin generar riqueza alguna. Es paradigmático en el film que el personaje de Sbaraglia, el padre de la familia cuya hija es la acusada del título del film, es un niño bien de la sociedad que ha formado una familia heredando todo lo que ni siquiera ha hecho su padre sino sus abuelos. Y lo peor es que el juicio que se lleva contra su hija, terminará dilapidando en manos de los abogados defensores toda una fortuna donde la creación de riqueza brilla por su ausencia. Casa donde viven, fin de semana y campos heredados solo servirán para pagar un juicio que posiblemente nunca llegue a la verdad. Y es que la verdad ni la justicia importan. Solo importa la absolución del personaje. El qué dirán, la mancha del apellido, la situación traumática vivida por la adolescente parecen solo cuestiones secundarias. El mundo está lleno de buenas intenciones. La película también. Lali Espósito se luce haciendo todos los mohines necesarios como para que su actuación parezca realmente una actuación. Sbaraglia opera y cumple. Inés Esteves pasa intrascendente con sus gestos de niña llorona. Los que salvan sus papeles son sin duda Daniel Fanego como el abogado defensor, y Gerardo Romano como el fiscal. Los rubros técnicos son sólidos. Tanto la fotografía como la banda musical aportan tanto a los climas de la película como al porvenir grisáceo que les espera a los protagonistas. En síntesis, una visión deprimente de una corrupción que atraviesa desde lo más alto a lo más bajo, la sociedad entera.

Contra lo imposible

Acción Drama Sin categoría
7.7

Contra lo imposible Se centra en un excéntrico y decidido equipo americano de ingenieros y diseñadores liderados por el visionario automovilístico Carroll Shelby (Damon) y su conductor británico Ken Miles (Bale). Henry Ford II y Lee Iacocca les dan la misión de construir desde cero un nuevo automóvil con el fin de derrocar el dominio de Ferrari en el Campeonato del Mundo de Le Mans de 1966. Contra lo imposible Critica Este tipo de películas sobre temas tan minoritarios como el automovilismo, y más cuando se trata de una competición algo más desconocida (no es la más popular F-1) y ambientada hace décadas, pueden enfocarse de dos maneras: - una es hacer una cinta que tome como trasfondo el automovilismo, pero buscando ante todo un entretenimiento, espectáculo sin más para los que son aficionados y para los que no (sobre todo para estos últimos, que son la mayoría). Aquí, cualquier parecido con la realidad, tanto en los personajes como en el desarrollo de las carreras, es pura coincidencia, ni se pretende. Ejemplos podrían ser "Días de trueno", o sobre todo la disparatada "Driven", con el inefable Stallone. - la otra sería un tipo de película con rigor histórico y técnico, para reflejar de la forma más fiel posible cómo eran este tipo de carreras. Entonces el problema es que puede convertirse en un pseudo-documental que hará las delicias de frikazos de las competiciones del motor, pero resultará tediosa para el público general, que además no entenderá buena parte de los aspectos técnicos. En esta línea se encuentra la célebre cinta de "Las 24 Horas de Le Mans" de Steve McQueen, y la magnífica "Grand Prix" de John Frankenheimer. En cualquier caso el nicho de espectadores de estas dos claramente son aficionados al deporte del motor. Pero ambas tienen el gran acierto de entregar una recreación dramatizada. Es decir, una historia de ficción con personajes ficticios, aunque tomando como inspiración, respectivamente, una carrera (Le Mans 70) o campeonato real (el mundial de F-1 de 1965), y personajes reales. Se tomaba así la prudencia de no querer contarnos en ningún momento unos hechos reales al 100 %, algo que sí pretende hacer “Le Mans ‘66”, y es ahí donde naufraga estrepitosamente. Una mezcla de ambos planteamientos se produjo, de forma muy acertada, en la estupenda “Rush” de Ron Howard. Pero si esto era lo que se pretendía en “Le Mans ‘66”, el resultado ha sido equivocado, porque al final es una película claramente orientada al espectáculo palomitero con el grave error, que a mi juicio condena la cinta, de querer, presuntamente, contarnos unos hechos y personajes reales. Y no lo hace, porque casi todos los aspectos técnicos, cronológicos, o deportivos que aparecen, están manipulados, o directamente inventados, falseados. Es decir, que el rigor histórico que se supone debe tener, no existe por ningún lado. Director y guionistas juegan con la baza a favor que el 99,9 % de los espectadores de esta cinta no tendrán ni idea de cómo se desarrollaron realmente los hechos que ocupan la película, el célebre duelo entre el gigante norteamericano Ford y el prestigioso Ferrari a mediados de la década de 1960. Para situarnos, convendría saber que en aquella época, el campeonato del mundo de resistencia, con coches tipo GT y sport-prototipos, era una competición con tanto prestigio o más que el mundial de F-1, y la carrera reina era las 24 Horas de Le Mans. Desconociendo esta historia, posiblemente la película incluso dejará un buen sabor de boca: escenas más o menos espectaculares de carreras, sonido atractivo, actores populares… incluso hay buenos y malos, épica, drama... Es decir, que la película cumple correctamente con el factor espectáculo. Y digo correctamente sin más, porque también en el apartado técnico esperaba “algo” más. No está mal resuelta, pero tampoco se hace gala de unos medios técnicos apabullantes. Incluso antes de verla pensaba que habrían utilizado de forma más amplia efectos digitales para recrear ciertos coches de carreras de la época, o diversas zonas del circuito de Le Mans, y luego no es así. De hecho, algunos aficionados echarán de menos un buen número de coches de la época que no aparecen, y peor aún, como varios otros son burdas recreaciones que ni siquiera se parecen a los originales. Resulta sorprendente como la película de McQueen, rodada en 1970, sí era capaz de mostrarnos algunas réplicas extraordinariamente fieles, y en cambio en esta, 49 años después, con unos medios técnicos infinitamente superiores, aparecen algunos coches totalmente falsos, inventados (pocos, cierto, y sólo al final, pero ahí está el dato). Además, algunas escenas en pista de Le Mans quedan desangeladas y se echa en falta algo más de “tráfico” en pista, público, etc. En cuanto a los actores, pues Matt Damon está en su línea, como una paella sin sal, y el que más se esfuerza es Bale, que este sí es un actorazo, pero tampoco será su papel más recordado. Además, por desgracia, el penoso doblaje daña bastante el resultado final. Imagino que en V.O. ganará enteros. Pero vamos al meollo de mi crítica: la historia y su rigor. El guión se basa en el libro de A. J. Baime “Go like hell”, pero mientras que este autor hacía en su obra una versión novelada manteniendo el rigor y con un buen trabajo de investigación, aquí los guionistas se han tomado todas las licencias habidas y por haber, y aunque evidentemente se toman como base unos hechos reales, el error imperdonable es que lo haga con falsedades y gazapos históricos de primer orden. El espectador “normal”, tan feliz, se irá a casa creyendo que ha visto una historia real, pero los cuatro frikazos que saben cómo fue esta historia en realidad (entre los que me incluyo), pues se van pensando que vaya invención peliculera; no se entiende por qué todo debe contarse con tantas mentiras. En “Rush”, aunque los hechos se contaban de una forma que buscaba el espectáculo y llegar al gran público, se respetaban de forma fiel muchos aspectos deportivos, como resultados de carreras, los coches que aparecían, etc, algo entiendo que imprescindible en una historia real llevada a la pantalla, y que además hacía las delicias de los aficionados al motor. En cambio, en “Le Mans ‘66” no sucede lo mismo. En la zona de spoilers dejo unos cuantos ejemplos de ello.

Diré tu nombre

Drama Sin categoría
5.7

Diré tu nombre Durante una misión de rescate, Wren (Charlize Theron), directora de una organización de ayuda humanitaria conoce a Miguel (Javier Bardem), un apasionado médico que ha dedicado su vida a trabajar en los países más peligrosos del continente africano. Wren y Miguel se enamoran e inician una relación en medio de la barbarie que los rodea. Pero ambos tienen caracteres muy fuertes y puntos de vista totalmente opuestos sobre cómo enfocar los conflictos que les rodean.   Diré tu nombre Critica Demasiado larga para la floja historia de amor que presenta. Demasiado corta para desarrollar en toda su amplitud los desastres de la guerra, la desesperación de los refugiados, la crueldad de los combatientes, la degeneración del género humano, la violencia gratuita, el horror de los niños-soldado, las hambrunas y las enfermedades que azotan lo que antaño fueron colonias de las potencias europeas y hoy son campos de batallas sin fin. En definitiva, ¡el Infierno en la tierra! Resulta insultante superponer una "historia de amor entre blancos" a los horrores sin fin padecidos por los que deberían ser los verdaderos protagonistas de esta película. Creo que Sean Penn, aunque cargado de buenas intenciones, ha equivocado totalmente tanto el tono como la historia relatada. Debería haber centrado sus esfuerzos en contar la valiente entrega de los voluntarios de Médicos sin fronteras (MSF) en lugar de esa insulsa aventura amorosa entre la supuesta hija del creador de MSF y un supuesto médico español. Es tan grande el error cometido por Penn que ha llevado al peor de sus errores interpretativos a los dos protagonistas: ninguno de ellos llega a creerse su papel, alcanzando ambos el nivel más bajo de sus respectivas carreras actorales. Mal Charlize Theron y muy mal Javier Bardem. ¡Como es posible que una actriz que pudo con el papel de la asesina múltiple de "Monster" o el de la irreductible luchadora de "En tierra de hombres", por citar las dos películas en que más me ha gustado su interpretación, se haya rebajado hasta el punto de interpretar a una pseudo-heroína sin sangre en las venas! ¡Cómo es posible que un actor capaz de asumir el papel del asesino implacable de "No es país para viejos", del parado sin esperanza de “Los lunes al sol” o del chulo irredento de “Huevos de oro”, por citar algunos de los papeles de cuando aún era un buen actor del cine español; se haya avenido a representar un papel tan alejado de su sentir! ¡Claro está que en el caso de Javier Bardem, viendo su periplo por el cine americano, ya cabe esperar cualquier cosa y, desde luego, ninguna buena!