Blue Story

6.8
Blue Story es una historia trágica de una amistad entre Timmy y Marco, dos jóvenes de códigos postales opuestos. Timmy, un joven tímido, inteligente, ingenuo y tímido de Deptford, va a la escuela en Peckham, donde entabla una amistad con Marco, un niño carismático y callejero del área local. Aunque a partir de códigos postales en guerra, los dos rápidamente forman una amistad firme hasta que se prueba y terminan en lados rivales de una guerra callejera. Blue Story representa elementos de las experiencias personales de Rapman y aspectos de su infancia.   Blue Story Critica Londres vive un incremento exponencial de la delincuencia y los crímenes que tienen al fenómeno de las tribus urbanas detrás. Tráfico de drogas, lucha por el territorio, marginación, guetos. Un caldo de cultivo potencialmente explosivo. No es de extrañar que el musical de Rapman en tres partes colgado en youtube, se haya convertido en un fenómeno de culto, recibiendo millones de visitas. En ‘Blue Story’, Andrew Onwubolu firma su ópera prima adaptando la exitosa serie. Stephen Odubola y Micheal Ward interpretan a dos amigos y compañeros inseparables. Estudian en el mismo instituto, salen juntos, acuden a las mismas fiestas. Son casi hermanos. Sin embargo el sentido de pertenencia a distintas pandillas juveniles acabará por enfrentarles. La conversión de los jóvenes en pandilleros no me la creo, está poco desarrollada. La veo tosca, forzada, surge porque sí, apelando directamente a la generación espontánea. Me he aburrido menos que con otras películas de un género prolífico en títulos a principios de la década de los noventa. Con una escenografía muy diferente, el rap es a ‘Blue Story’ lo que el rock and roll a la ‘American Graffiti’ (1973) del entonces desconocido George Lucas. La propuesta gana enteros cuando Onwubolu se transforma en Rapman. Y rapea en planos cuidadosamente escogidos, sustituyendo la voz en off como recurso para avanzar en la historia. Muestra sentido de la oportunidad e ingenio. La trama no sale de lo convencional y el desenlace no guarda secreto alguno, pero tiene algo atrayente. La energía y lo intimidatorio de los personajes marca el rasgo distintivo de la cinta. Como el lirismo que desprendía Mickey Rourke en ‘La ley de la calle’ (1983) de Francis Ford Coppola o el carisma de James Dean en ‘Revelde sin causa’, salvando siderales distancias, recordaré este debut por la presencia intermitente de Rapman. El que no se consuela es porque no quiere.
<

Torrents

Formato Idioma Fecha Tamaño Total Descargas Descargar
1080p Dual Español Latino 28/04/2020 1.89 GB 222 Descargar

Comentarios

También te puede interesar

Gretel & Hansel

Fantasía Sin categoría Suspense Terror
5.6

Gretel & Hansel Hace mucho tiempo, en un campo lejano de cuentos de hadas, una niña lleva a su hermano pequeño a un bosque oscuro en busca desesperada de comida y trabajo, solo para tropezar con un nexo de terror escalofriante.   Gretel & Hansel Critica Original de los hermanos Grimm, el clásico cuento de ‘Hansel y Gretel’ ha tenido diversas adaptaciones al cine, algunas ya habían intentado llevarlo a los terrenos del horror, siendo la más lograda la versión realizada en Corea del Sur en el 2007 por Yim Pil-sung. Ahora llega una nueva versión dirigida por Oz Perkins. Perkins tiene una breve filmografía especializándose en el género, con un gran antecedente como lo fue su película debut, ‘February’, a la que le siguió la producción original de Netflix ‘I Am the Pretty Thing That Lives in the House’, por lo que su versión del cuento clásico genera una cierta expectativa. Esta nueva adaptación pone el foco en la hermana, Gretel, quien va primera en el orden en el título ya que es la mayor de los hermanos, la historia inicia con un prólogo que pone al espectador en antecedentes en cuanto a los hermanos, huérfanos y que viven con su madrastra, quien cansada de tener que cuidarlos y alimentarlos los echa de casa. Los hermanos se internan en el bosque pasando por diferentes situaciones hasta que llegan a una peculiar cabaña perdida en lo profundo del bosque, Hansel, hambriento, entra por la ventana para comer de una mesa llena de comida, cuando Gretel lo alcanza adentro son sorprendidos por la dueña de la cabaña, una misterios anciana que les recibe y parece empeñada en dejar que Hansel coma hasta llenarse. Lo más destacado de esta versión está en la parte visual, con una propuesta que va desde la ambientación de las locaciones, y el sobresaliente trabajo del fotógrafo mexicano Galo Olivares conformando así junto a la buena mano de Perkins una atmósfera atrapante. Otro acierto es la elección del cast, donde destaca la elección de Sophia Lillis (It), un gran aporte con su enorme expresividad, pero, por otro lado, el relato se ve afectado en su narración en donde el ritmo cada tanto decae, y ciertos momentos no muy logrados que añade irregularidades a una valiosa apuesta de género y una mirada diferente a una clásica historia.

Wilson

Comedia Sin categoría
5.8

Wilson Tras la muerte de su padre, Wilson, más solo que nunca, se propone encontrar a su ex mujer y recuperar su relación; de ese modo descubre que tiene una hija adolescente que nació tras la ruptura de su matrimonio y que fue dada en adopción. Wilson fuerza el reencuentro con su ex mujer y su desconocida hija, pero el soñado encuentro se alejará bastante de un final feliz.   Wilson Critica La historia de la comedia se nutre recurrentemente de estas historias sobre individuos asimétricos, incapaces de encajar en la sociedad y que con sus rarezas y peculiaridades dan lugar a situaciones cómicas al chocar con los convencionalismos y las barreras que nos limitan al resto de las personas. En ese sentido el Wilson que protagoniza esta película independiente es un tipo raro de libro. Misántropo, maleducado, metomentodo, egoísta..., el personaje que interpreta Woody Harrelson tiene todos los defectos que uno pueda imaginar y alguno más. Lo malo es que para que esto funcione como comedia estas rarezas deben, sin embargo, provocarnos simpatía. Y ahí es donde falla Wilson. Es imposible empatizar con este señor absurdo, repelente y egocéntrico, En ningún momento sientes ni la más mínima cercanía ni conexión con este cretino que puede odiar a la sociedad pero no duda en dar la vara a la gente sentándose a su lado en autobuses vacíos o comentando las dimensiones del miembro del infortunado que coincide con el en un wc público... Lo mismo podría decirse del resto de personajes, completamente desdibujados, como esa ex-esposa patética que se ve arrastrada una y otra vez a las majaderías de su ex-marido. O esa hija obesa y plana emocionalmente. En su intento de crear un imbécil atractivo Craig Johnson acaba recreando uno de esas caricaturas que pueblan los programas de Jose Mota. Esos cansinos repelentes pueden funcionar en sketches sueltos, pero no sostener una película de hora y media. Y es una lástima porque Harrelson y Dern dan todo lo que tienen, aunque sus personajes no tengan nada que defender, y hay algún diálogo brillante " - No quiero vivir en un mundo de fantasía, Wilson - ¿Y qué tal te ha ido en el mundo real, Pippi?" pero la impresión general es que esta comedia no cumple demasiado con sus objetivos.

El secreto del bosque

Misterio Sin categoría Suspense Terror
5.8

El secreto del bosque Durante una escapada romántica en el desierto indio, una pareja de Los Ángeles fue testigo accidental del exorcismo inquietante de una niña de 11 años. Deciden rescatarla.   El secreto del bosque Critica Empezamos una introducción a la historia bastante llamativa pero después de esto no hay mucho mas que ver ya la ambientación del principio no es aprovechada mucho sino solamente en ciertas ocasiones de la trama; nuestra pareja protagonista queda debiendo en su desempeño y la trama al final no esta bien explicada y debido a esto el final es insatisfactorio.

La corresponsal

Bélica Drama Sin categoría
6.8

La corresponsal Marie Colvin (Rosamund Pike) fue una periodista reconocida mundialmente por su trabajo en distintos conflictos bélicos. Testigo de algunas cruentas batallas recientes, especialmente de lo sucedido en Oriente Medio, Colvin contaba con el respeto tanto de los lectores como de sus compañeros de profesión por su enorme valentía y humildad. Sin embargo, su personalidad era caótica y autodestructiva: abusaba del alcohol y su vida personal era, un auténtico desastre. Tras recibir el impacto de una granada en Sri Lanka, comienza a llevar un distintivo parche en el ojo mientras se sienta a tomar martinis rodeada de la alta sociedad londinense a la que tanto aborrece, hasta que un día recibe el más peligroso de todos los encargos, que acepta junto a su también prestigioso fotógrafo de guerra, Paul Conroy (Jamie Dornan). Juntos viajan a Siria para cubrir lo que sucede en la ciudad de Homs, donde aprenderá el verdadero coste de la guerra, tanto física como psicológicamente. La corresponsal Critica Como película no es que sea especialmente entretenida. Se hace repetitiva, intenta utilizar situaciones fáciles para intentar conmover sin conseguirlo a mi parecer. Ni los actores ni los personajes convencen, y la historia del personaje principal no termina de "calar". Y para ser sobre periodismo de guerra se permite ciertas mentiras bien difundidas para avalar el intervencionismo occidental (principalmente anglosajón) en ciertos países, y lo que es lo mismo, la aportación de información sesgada y mediatizada con la complacencia de la periodista. Ahora se entiende la decena de reseñas positivas por la crítica anglosajona. Los últimos minutos devuelven a la cinta a su punto de origen, un telefilme que más que realizar una biopic busca la lágrima fácil y un posicionamiento político, y que queda claro con la emisión que realiza la periodista al final en Homs y la frase "¿por qué nos abandonaron?". No es casualidad dicha frase y el lanzamiento de la película en 2018 cuando el intervencionismo anglosajón ha errado entre comillas en este último país. No defiendo ni a unos ni a otros, pero lo que sí nunca defenderé es la hipocresía. En el título sí que han acertado, de eso no queda ninguna duda, "A private war". La culpa es mía, creí que iba a ver algo interesante olvidándome de que era una producción de hollywood. Si realmente te interesan estos temas recomiendo otros documentales sobre fotógrafos de guerra sin edulcorantes fáciles de por medio ni la aprobación del gabinete de comunicación del ejército norteamericano. Y me gusta mucho el cine bélico de Hollywood.

Dos tórtolos

Acción Comedia Romance Sin categoría
6.4

Dos tórtolos A punto de separarse, una pareja se enreda involuntariamente en un extraño, divertido y misterioso asesinato. A medida que se acercan al momento de limpiar sus nombres y resolver el caso, necesitan descubrir cómo ellos y su relación pueden sobrevivir a esa noche.   Dos tórtolos Critica Netflix nos trae esta película dónde la combinación sería una gran dosis de comedia, aventuras, y de thriller policiaco. Una pareja no muy bien avenida se verá inmersa ante la sorpresa de un asesinato fortuito, dónde huirán, serán cazados y también averiguarían el origen del mismo. Toda una aventura para esta pareja de cómicos que se encontrarán en situaciones hilarantes y porqué no divertidas, dónde harán pasar un buen rato al espectador. Kumail Nanjiani e Issa Rae hacen una pareja bastante curiosa, tienen momentos de risa, aunque he de admitir que en ocasiones se hacen cansinos con diálogos demasiado rápidos y a veces sin mucho sentido. Es una película simpática, aunque no es memorable sí pasarás un momento muy entretenido.

Érase una vez en… Hollywood

Comedia Drama Sin categoría Suspense
7.5

Érase una vez en… Hollywood Los Angeles, 1969. La estrella de televisión Rick Dalton, un actor en horas bajas especializado en westerns, y el doble de acción Cliff Booth, su mejor amigo, tratan de sobrevivir a una industria cinematográfica en constante cambio. Dalton es vecino de la joven y prometedora actriz y modelo Sharon Tate, que acaba de casarse con el prestigioso director polaco Roman Polanski… Érase una vez en… Hollywood Critica Hay ciertos autores de culto, tanto en cine como en otras artes y oficios, que han desencadenado, con mayor o menor justicia según qué caso, una horda de seguidores o secta de fieles que les enarbolan cualquier cosa que dicen o hacen. Hoy en día, los máximos exponentes de este fenómeno en el grupito de directores de cine son Christopher Nolan y Quentin Tarantino. Y es curioso como la última película de cada uno de ellos supone un punto equivalente en sus carreras. Érase una vez en Hollywood es el Dunkerque de Tarantino. Cuando fui a ver la peli de Nolan me encontré algo similar, la crítica y los fans irredentos la aupaban a categoría de obra maestra y lo mejor del director, mientras que el resto del público salió bastante frío de las salas. Descartando al grupo de fans irredentos, que les flipa todo lo que hace su autor de culto, esto se debía a que a nivel técnico Dunkerque era una proeza audiovisual que suponía efectivamente el trabajo de dirección más minucioso de Nolan en toda su carrera, pero a un nivel narrativo la película no le funcionaba a la mayoría. Decían lo que suelen decir, con cierto miedo y complejo, de las pelis que sospechan que no están mal hechas pero que a ellos les han parecido infumables: "No es mala, pero a mi no me ha convencido". Pero, aunque como producto final me parezca pobre, también hay motivos de elogio. Igual que Nolan en su última peli se propuso, y consiguió, realizar un prodigio técnico, aquí Tarantino hace lo propio. Esta es, sin la menor duda, la película mejor rodada de su carrera. Debe haber sido una delicia componer el story board, recrearse en buscar la opción más plástica para cada plano. Cada decisión visual de estas viñetas ha salido descaradamente de la mente friki de Tarantino, porque los mejores homenajes y guiños de esta ensalada de referencias se encuentran en sus planos. Así que ahí lo reconozco, para un cinéfilo avezado es una delicia disfrutar de este mix de planos tributo. Aunque, claro, lo mismo hacía Brian de Palma en su época y fue una de las razones de que nunca lo tomasen en serio. Supongo que los tiempos cambian. Ya hemos visto a la pareja de actores en mejores performances (y digo pareja de actores porque los nombres de Robbie, Pacino, Russell... se usan más para rellenar cartel que otra cosa), pero lo que sí es cierto es que DiCaprio está genial en el único personaje bien desarrollado de la historia y que Brad Pitt conforma más que a un personaje a un icono. Le rodea un aura de carisma innata que resulta tan atractiva como el propio Pitt, que a sus 55 años parece en esta película más sex symbol que nunca. Pese a que su Cliff Booth es un perdedor, un inadaptado y sospechamos que en cualquier momento va a rebasar la barrera que separa al sociópata del psicópata, lo cierto es que todos desearíamos ser él de la misma forma que Tyler Durden era lo que Edward Norton quería ser en El club de la lucha. Pero claro, de la misma forma que un personaje no se puede componer únicamente de estética, una película tampoco puede hacerlo. Y es que una vez más tenemos que decir eso de que el contenido no está a la altura de su continente. Érase una vez en Hollywood está tan vacía como ese Cliff Booth que nos encandila pero del que si lo pensamos bien no nos desarrollan absolutamente nada. Claro, Tarantino ha pintado una postal de amor al cine con el que creció, pero lo hace olvidándose que esa postal la va a ver más gente además de él. Y ahí empiezan los problemas. De entrada, el cine con el que crece Tarantino no solo es una época muy concreta que deja fuera generacionalmente a gran parte del público (finales de los 60 y principios de los 70) sino que encuentra la mayoría de sus referentes en el cine de serie B o Z, en series de la televisión americana y en películas internacionales que han visto él y tres enfermos más (esto me recuerda a cuando Alex de la Iglesia, otro director frikazo que ha visto de todo, explicó su primer encuentro con Tarantino, definiéndolo como el único tío que ha visto películas que a él ni le suenan). Claro, si las referencias son tan herméticas (y más cuando el que ve la película no vivió en USA en aquella época, que se le pasan por delante todas esas referencias de revistas, cartelería, marcas de consumibles, etc...) es complicado que tu postal sea universal, que es lo que consigue unir a la gente ante la poesía de este tipo de cartas de amor. Pero lo peor no es eso, ya que al fin y al cabo las referencias solo son un extra. O deberían. Pero es que para Tarantino, se puede hacer, y lo hace, una película que sean solo referencias. Sin más. Normalmente los guiones se escriben pensando en un tema, en una motivación, en una tesis, en unos personajes... Aquí no. Aquí el tema, la motivación y hasta los personajes son todo única y exclusivamente referencias. No hay historia, no hay trama, no hay desarrollo. En definitiva, no hay guión. La estructura es una catarata de sketches con regular o poca gracia que no llegan a parecer nunca un producto unificado sólido. Al final lo intenta arreglar con un chiste, incluso con una cierta autoconsciencia, la del tipo que sale a decir algo, se da cuenta de que no ha estado a la altura y decide darle a la gente una pildorita de alivio cómico para poder hacer mutis por el foro sin que todos nos sintamos demasiado mal. Y es que hasta Tarantino se da cuenta de que dedicar casi 3 horas a hacerse una paja que solo disfruta él usando la aquí pervertidísima excusa del Macguffin (Hitchcock le atizaría de lo lindo si siguiese vivo) es demasiado incluso para él, el maestro del anti-ritmo, experto en estirar hasta la extenuación (aquí más que nunca, da la sensación de querer poner a prueba la paciencia del espectador con ese abuso de los cutaway gag -chistes de flashback-). Y sí, el final es descojonante, pero ni esa despedida c